4 lecciones de los Juegos Olímpicos para su empresa

Por Mike Myatt, Forbes

Lecciones de las olimpiadas para la empresaHan pasado otros cuatro años, y un puñado de personas atléticamente dotadas dominará su pantalla  de plasma de 52” durante las dos semanas siguientes, saltando, andando en bicicleta, nadando, etc. ¿De qué se trata todo esto?  Para el observador ocasional, los juegos olímpicos representan poco más que una fuente fresca de entretenimiento y una ocasión de demostrar un poco de orgullo nacional, pero para un CEO inteligente, no hay mejor estudio de caso sobre cómo lograr lo aparentemente imposible, mientras se entrega al público la máxima experiencia de consumismo  con elegancia.

Los Juegos Olímpicos están lejos de ser perfectos, pero exceptuando a la Iglesia, se podrían proclamar como la organización sobreviviente más  antigua. Han logrado algo que muchos otros no pudieron – han aguantado.  Y aunque son docenas las cosas que los ejecutivos pueden aprender de estos Juegos, las siguientes 4 lecciones consolidarán su organización, y a usted como su líder:

Sigue leyendo

SI TIENES LA VARITA MÁGICA PARA NEGOCIOS EXITOSOS, NO NECESITAS LEER MÁS

¿Qué es lo que caracteriza a una organización fuera de lo común en estos días?

A pesar de que parece que hablamos de cuestiones que son de sentido común, a muchos emprendedores, directores y líderes en las organizaciones, estas cuestiones siguen sin hacerles mucho sentido.  Se ven como cosas que de tan obvias, vienen solas como por arte de magia si nos preocupamos por tener muchas ganas de trabajar, muchas buenas ideas y muchos manuales de procedimientos en los que constantemente invertimos tiempo y dinero para actualizar y mejorar. Y sin embargo, pasa el tiempo y la organización sí, produce y sí crece, pero no se convierte en la mejor de su ramo para clientes o para los posibles candidatos a laborar en ella, ni es considerada por su gente como un lugar fuera de lo común para trabajar, un lugar por el que están dispuestos a darlo todo y más cada día. 

La pregunta obligada a esta reflexión es… ¿y cómo logro una organización fuera de serie?  La respuesta más concreta es: con mucho esfuerzo, y si este esfuerzo comienza el primero día de funcionamiento de la organización, mejor. Mientras más tiempo esperemos en hacerla fuera de lo común, más remaremos contra corriente cuando queramos hacerlo, pues entonces ya estaremos luchando contra culturas indeseadas ya establecidas, miembros del personal poco alineados, prácticas y sistemas poco productivos, etc.

Sigue leyendo