¿DÍA INTERNACIONAL DE LA FELICIDAD? ¡CÓMO INVENTAN COSAS!

Día Internaiconal de la Alegría¿Por qué nos debe de interesar velar por la felicidad de nuestra gente?  A muchos directivos o dueños de empresa, este concepto les parece tan cursi como inútil.  Sin embargo, el no atender los aspectos emocionales de nuestros equipos bien nos puede estar costando mucho dinero, además de generar un ambiente de trabajo insoportable.  Hay muchos estudios que reflejan esta relación, no se trata de una moda o un capricho humanista;  y la conclusión contundente es que la alegría en el trabajo produce mejores resultados.

Existen dos líneas de investigación sobre los efectos del clima organizacional en el desempeño y la calidad de vida de los empleados. La primera  indica que el desempeño y la calidad de vida disminuyen como resultado del estrés  (cuando existe demasiado reto) o el aburrimiento (demasiado poco reto). Es decir, que cuando las exigencias sobrepasan los recursos, o son excesivamente pocas,   sufrimos estrés o aburrimiento y somos menos productivos, menos felices  y saludables y estamos más insatisfechos por cuestiones como la paga, las prestaciones y las horas que dedicamos al trabajo.  Por lo tanto, para tener una fuerza de trabajo sana, debemos evitar  el aburrimiento y el estrés.

La segunda línea de investigación se origina a partir de los beneficios conductuales, cognitivos y de salud que derivan de los sentimientos y percepciones positivos. Los estudios indican que “la presencia de estados emocionales positivos y las evaluaciones positivas del empleado, así como sus relaciones positivas dentro del centro de trabajo, acentúan el desempeño y la calidad de vida” (Keyes & Heidt, 2003).  Cuando tenemos acceso a empleos retadores, significativos e interesantes,  y los recursos equivalen al reto que enfrentamos, o están un poco por debajo de nuestras necesidades, nuestras dificultades parecen más manejables y se perciben como un reto. Esto produce estados  emocionales positivos como placer, alegría y energía, y nos convierte en empleados más motivados, felices y productivos.

Ahora bien, las investigaciones también demuestran que un gran porcentaje de los sentimientos y percepciones positivos de que hablamos están directamente relacionados con nuestras relaciones interpersonales en el trabajo, tanto con nuestros jefes y subordinados, como con nuestros compañeros de trabajo.  Muchos pasamos de un cuarto a un tercio de nuestro tiempo de vigilia en el trabajo, por lo que el impacto de lo que ahí sucede es muy importante en el resto de nuestras vidas. Y las relaciones interpersonales por ello adquieren un peso muy significativo en nuestra bienestar general.   Por ello, como jefes, como líderes de un equipo, o como dueños de una empresa, no podemos delegar esta preocupación por el bienestar a un departamento, o a una persona; parte de ser un gran líder implica el poner el ejemplo necesario para generar en nuestra organización una cultura en donde el bienestar, la alegría y las emociones positivas sean el pan de cada día, no sólo el día del festejo de aniversario, o algún otro evento puntual.

Día Internacional de la Felicidad Hoy es el Día Internacional de la Felicidad. La verdad, nunca antes había escuchado eso y no he tenido mucho tiempo de averiguar de dónde salió ni qué fin tiene. Pero no importa. Nos sirve como cualquier otro pretexto para reflexionar sobre el tema y tomarlo como base para decidir comenzar a generar esa cultura de alegría que a todos nos hará mejores seres humanos y mejores miembros de una comunidad, entre ellas la comunidad en la cual nos desenvolvemos profesionalmente.  Qué satisfactorio ser alguien que hace que los demás vengan a trabajar con ganas, con gusto y con orgullo, y no la persona a la que todos temen enfrentarse durante el día o que nos desinfla a todos.

MANOS A LA OBRA

¿Cómo empezar?  Yo no tengo idea de lo que a tu gente le puede hacer  más feliz o les puede dar más alegría y entusiasmo en su día a día.  Pero tú conoces a mucha gente que te lo puede decir sin cobrarte una consultoría:  cada persona de tu equipo.  ¿Por qué no les preguntas directamente qué es lo que disfrutan de venir al trabajo y qué les haría  disfrutarlo más?  Te sorprenderás de la sencillez de algunas respuestas, como poner música o plantas, mejorar la calidad del café o poner algunas sillas alrededor del café para poder sentarse a platicar de vez en cuando en lugar de enviarse mails.  Reparte post its de colores para que anoten lo que aprecian y lo que piden, y agrúpalos en una pared a la vista de todos. Permite que durante todo el día sigan poniendo ideas. Al final de la jornada, reúne a tu equipo y platiquen sobre los descubrimientos, sobre cómo multiplicar lo bueno que ya disfrutan, y sobre cómo traer lo que les hace falta. Habrá cosas posibles y cosas más complicadas, pero seguramente podrán llegar a acuerdos. Este mero ejercicio hará que tu gente se sienta tomada en cuenta y eso ya es un importante ingrediente para un buen clima de trabajo.  Así que, cursi o no,

Feliz Día Internacional de la Felicidad

 Día Internacional de la Felicidad

Nos encantará conocer tu opinión sobre este post