Diálogo Apreciativo – una forma positiva de transformar las organizaciones

Del libro “ A Positive Revolution in Change: Appreciative Inquiry por David L. Cooperrider y Diana Whitney.

 Ap-pre’ci-ar, v., 1. valorar; reconocer lo mejor de las personas y del mundo que nos rodea; afirmar fortalezas, potencialidades y logros presentes y pasados; percibir aquello que da vida (salud, vitalidad, excelencia) a los sistemas de vida      2. incrementar en su valor.                                        Sinónimos: VALORIZAR, ESTIMAR y HONRAR. 


Inquirir, v.,indagar 1. acto de exploración y descubrimiento 2. Hacer preguntas; estar abierto a ver nuevos potenciales y posibilidades.                                 Sinónimos: DESCUBRIR, BUSCAR, EXPLORAR, ESTUDIAR.

El Diálogo Apreciativo o Indagación Apreciativa es una nueva Visión que conduce a las organizaciones a un estado de aprendizaje e innovación. Busca y encuentra imágenes de posibilidades, más que escenas de desastre. Se centra en lo que estamos haciendo correctamente, lo potencializa y da un marco para crear un futuro imaginado, sobre el cual se construyen y expanden el placer y la realidad. 

Normalmente en las organizaciones se interviene a partir de la identificación de problemas a resolver. Esta metodología propone una nueva aproximación. 

MÉTODO TRADICIONAL

TEORÍA APRECIATIVA

Identificación de Problemas

Descubrir lo mejor que existe

Análisis de causas

Imaginar lo que puede llegar a ser

Análisis de Posibles Soluciones

Dialogar “Lo que debe ser”

Plan de Acción (Tratamiento)

Construir lo que debería ser

Planteamiento Básico:

Una organización es un problema que hay que solucionar.

Planteamiento Básico:

Una organización es un libro abierto que está por escribirse

En el Diálogo Apreciativo, la intervención se centra en la velocidad de la imaginación y la innovación; en lugar de negación, crítica y diagnósticos en espiral, hay descubrimientos, sueños y designio. Intenta fundamentalmente crear una unión constructiva entre los seres humanos en su integridad y la totalidad masiva de sus capacidades pasadas y presentes: logros, virtudes, potenciales inexplorados, innovaciones, fortalezas, pensamientos elevados, oportunidades, hitos, momentos culminantes, valores encarnados, tradiciones, competencias estratégicas, historias, expresiones de sabiduría, revelaciones  del espíritu o alma del emprendimiento y visiones de futuro posibles y valoradas. Tomando todo lo anterior, el Diálogo Apreciativo, trabaja desde estas narraciones del “núcleo de cambio positivo”, asumiendo que todo sistema tiene muchos relatos ricos e inspiradores de lo positivo. Si un líder logra ligar la energía que brinda este núcleo positivo a cualquier intento de cambio, se pueden movilizar cambios en forma repentina y democrática que nunca se creyeron posibles.El arte de lo apreciativo es el arte de descubrir y valorar aquellos factores que dan vida a una organización o grupo. El proceso implica llevar a cabo entrevistas y narración de relatos para extraer lo mejor del pasado y preparar así la escena para la visualización efectiva de lo que puede ser como también nuestra capacidad social de hacer una elección consciente de lo que puede ser.

¿Qué sucedería con todas nuestras prácticas destinadas al cambio si comenzáramos todos nuestros trabajos con la hipótesis positiva de que las organizaciones, en tanto centros de relaciones humanas, están “vivas”, con una infinita capacidad constructiva? ¿Si así fuera, cómo lo sabríamos? ¿Qué queremos decir con “infinita capacidad constructiva”? ¿Qué les sucedería a los líderes o catalizadores de cambio, si enfocaran esta pregunta sobre el cambio sólo después de haberse conectado con personas y organizaciones a través de un estudio sistemático de su forma ya perfecta?

En Intervención Organizacional estamos convencidos de que las metodologías positivas generan transformaciones positivas y por tanto más auténticas y duraderas. Comienza a probarlo hoy mismo en tu propia organización, con una serie de sencillas preguntas a tu equipo de trabajo:

1. ¿Qué te hace estar orgulloso de ti como profesionista?

2. ¿Qué has aportado hasta hoy a este equipo de trabajo?

3. ¿Qué hemos hecho los demás integrantes de este equipo para ayudarte a dar lo mejor de ti?

Por más que nos resistamos a creerlo, siempre hay cosas buenas que decir de nosotros mismos y de nuestros compañeros. Cuando nos centramos en lo negativo, creamos círculos viciosos. Hoy cambiemos ese esquema y hagámonos conscientes de lo que hacemos bien y lo que podemos hacer mejor.