El Refugio

Objetivo:  Llegar a una toma de decisiones y reflexionar sobre los prejuicios que influyeron en el resultado final.

Tamaño del Grupo: Ilimitado. Hacer subgrupos de 5 ó 6 personas.

Instrucciones:

Imaginemos que estamos bajo  la amenaza de un bombardeo en nuestra ciudad. Existe un único refugio subterráneo, el cual solo puede albergar a siete personas. Abajo Ud. encontrará una lista de personas que podrían ingresar al mismo. Es necesario conformar un equipo de trabajo que será el que ingrese al refugio. Hay que tomar una decisión inmediata con respecto a quienes conformarán el equipo. Recuerde sólo siete serán los integrantes del mismo. El objetivo es estar preparado – por si ellos son los únicos que sobreviven – para recomenzar la vida en la tierra. Ahora es su tarea tomar la decisión.

Un supervisor autoritario de 34 años de edad, muy resistente a los cambios y con quien es  difícil relacionarse.

La mujer de un ejecutivo de 24 años, que acaba de salir de un manicomio; ambos prefieren quedar juntos en el refugio o fuera de éste.

Un sacerdote del ala moderna de la iglesia de 30 años.

Un operario comunista de 25 años que cuestiona a su supervisor.

Un líder sindical mañoso, amigo de los supervisores.

Una enfermera arrogante y poco atenciosa, de 40 años.

Un trabajador negro – de 25 años – inestable en los empleos.

Un ateo de 20 años, con antecedentes criminales, que intenta recuperarse.

Una universitaria joven y bonita, pero que ha hecho votos de castidad.

Un físico de 38 años, que solo acepta ingresar al abrigo si puede llevar consigo un arma.

Una niña de 13 años, con bajos recursos intelectuales.

Un huelguista constante, con buena productividad y 30 años de edad.

Un homosexual de 18 años, cooperador.

Un débil mental de 32 años, que sufre ataques de epilépticos, pero es querido por todos.

Un dirigente sindical de 33 años, activo e inteligente.

Un empresario arbitrario y duro negociador de 45 años.

Un poeta de 29 años, desempleado, que vive declamando.

Un funcionario público de 35 años.

Una prostituta de 29 años de edad

(No hay una “solución” a este caso ni al que le sigue. Sirve para discutir reflexivamente, argumentar, contra-argumentar y poner en jaque la condición del ser humano).

Volver a Dinámicas