El Talento Humano como Ventaja Competitiva

Según la Teoría de Recursos y Capacidades, los recursos son el elemento básico para la creación de capacidades.  La ventaja competitiva también se obtiene a partir de los recursos de la propia organización.   Un recurso se refiere a cualquier factor de producción que esté  a disposición de la empresa, es decir, cualquier factor que pueda controlar de forma estable.  Existen los recursos financieros, físicos, humanos, tecnológicos, de organización;  las capacidades son el conjunto de sistemas de valores compartidos y rutinas derivadas de las decisiones sobre los recursos.

Los recursos pueden ser tangibles, que son los que son más fáciles de identificar y valorar pues aparecen en los estados contables de la empresa;  los recursos intangibles son la tecnología y  el capital humano donde se concentran los conocimientos disponibles aplicables a los proceso o productos, el know how, la motivación, la lealtad, la sabiduría de las personas asociadas a la empresa, las redes sociales de los colaboradores. 

Entonces,  ¿cuándo un recurso es una fuente de ventaja competitiva?  Cuando son:

  • Valiosos
  • Poco comunes
  • No imitables
  • No sustituibles

Identificando estos criterios,  no hay duda que el capital humano es el que cumple con todos ellos.

Sastre y Aguilar incluso se refieren, dentro de las principales tendencias contemporáneas, a la idea de generar ventaja competitiva a partir de la creación y la protección del conocimiento humano, lo cual ha dado lugar a una corriente con un alto impacto en el campo profesional denominada “gestión del conocimiento”.

También se hace énfasis actualmente en el capital humano  y se concibe a los recursos humanos ya no sólo como un activo cuyo costo hay que minimizar, sino como activos de carácter estratégico.

Algunos autores sugieren que para conseguir una ventaja competitiva sostenible a través de la gestión de recursos humanos se deben cumplir tres condiciones:

  1.  Los colaboradores deben ser una fuente de valor agregado.
  2.  Los colaboradores deben ser únicos de alguna manera.
  3.  Los competidores no deben ser capaces de copiar o imitar fácilmente el enfoque  de la compañía para la administración de capital humano.

En Intervención Organizacional deseamos que el valor de cada colaborador crezca,  estamos convencidos que la forma en que sienten y se comporta una persona en el ambiente laboral puede ser útil y  predecir el desempeño financiero.  Los grandes inversionistas prefieren a las organizaciones con empleados satisfechos porque con seguridad darán como resultado clientes satisfechos.  Como círculo virtuoso, los colaboradores al lograr que los clientes se sientan satisfechos, tendrán una sensación de orgullo de pertenencia por formar parte de esa organización.

Contamos con  la experiencia para crear un nuevo enfoque hacia la satisfacción del talento humano y crear nuevas prácticas para la retención y crear valor en cada colaborador.