Semana del Amor y la Amistad en la oficina

Celebrar el 14 de febrero a muchos les parece cursi y materialista. Y en la oficina… ni hablar del tema. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Esas distracciones no deben ser buenas para la productividad… ¿o si? Pues resulta que una de las cuestiones que más afecta el clima en las empresas y organizaciones, son las relaciones interpersonales informales que invariablemente se dan en el trabajo, lo queramos o no. Y el hecho de tener un buen amigo, o mejor aún, muchos amigos en el trabajo, nos hace trabajar con más alegría, eleva los índices de cooperación y mejora el trabajo en equipo. Por lo tanto, fomentar estas relaciones no resulta tan disparatado. ¿Qué tal entonces si institucionalizamos ya no un día del amor (si, amor, ¿por qué no?), sino una Semana del Amor, e incluimos la palabra en la descripción de puesto de todo el personal? (Empezando por el jefe, por supuesto).

¿Qué sería terrible que todos en el trabajo aprendiéramos a amarnos y no sólo a tolerarnos ya intercambiar vacíos “buenos días” cada mañana? Así que para aquellos líderes centrados en el corazón, les sugiero recordar su infancia y volver a jugar aquél juego que todos conocemos… amigo secreto.  Pero démosle un giro y pongámosle un nombre más divertido, más inspirador, más lo que quieras. Qué tal… ángeles detallistas, duendes creativos, san valentines valientes, embajadores de alegría, en fin, dejen volar la imaginación. El chiste es que cada quien elige al azar  a otra persona de la oficina y durante una semana completa, todos los días debe tener con esta persona un detalle ALTAMENTE CREATIVO, ORIGINAL, SIMPÁTICO, DIVERTIDO, AMISTOSO, CARIÑOSO, o cualquier otro calificativo que signifique que logró arrancarle una gran sonrisa y mejoró su día, claro que todo envuelto de secreto y misterio. De este modo, no sólo  a aquell@s con novi@s cursis/ románticos les toca un poco de cariño y de aprecio en este día.  Las consecuencias de esta práctica podrían ser catastróficas…cuidado!! El amor y el aprecio llevan a la felicidad. Y la felicidad aumenta la productividad. O sea, todos ganamos. Para los poco imaginativos están los típicos recursos de flores y chocolates dejados anónimamente en el escritorio… los más dedicados seguramente llevarán pasteles horneados por si mismos, su café de Starbuck´s favorito, poemas de su propia inspiración, una lista de todas las razones por las que el lugar se ilumina con su presencia, o incluso pedirían a algún compañero que anónimamente le dé un masaje sacrocraneal a su amig@ secret@. Lo importante es no dejar que se sepa quién es el amigo secreto hasta el final del evento. mientras tanto, saquen fotos durante toda la semana y hagan un diario de todas las formas en que se demostraron afecto, y publíquenlas en su revista interna, en Facebook, en donde puedan y quieran, para multiplicar el ambiente festivo.  Repitan cada año y hágalo una tradición.

Un pensamiento en “Semana del Amor y la Amistad en la oficina

Nos encantará conocer tu opinión sobre este post