Más pasión en el trabajo

Esta actividad también es muy buena para iniciar el año con el pie derecho. Todos sabemos que cuando hacemos aquello que nos llena de pasión, lo hacemos con mucho más energía, se desborda nuestra creatividad y damos mucho más de nuestro 100%, sin importar el tiempo que le dediquemos o los sacrificios que nos implique. Sin embargo, hemos disociado la idea del trabajo con la idea de la pasión, como si fueran campos mutuamente excluyentes. Propongo, por el contrario, hacer un ejercicio con tu equipo para volver a unir ambos conceptos…. a ver qué sucede con el compromiso, la motivación, la satisfacción laboral, el clima, el trabajo en equipo, la comunicación.  Auguro una gran transformación, y una muy positiva.

ama lo que hacesEl ejercicio simplemente consiste en reunir a su equipo y colocarlos en un círculo. Dé a uno de ellos una hoja de papel en la cual hasta arriba diga “Amaría mucho más mi trabajo si ....”.  Esta persona escribirá en seguida lo que la frase le mueva a responder. La segunda persona hará lo mismo, comenzando con la frase “y además…”.

Al final de la ronda se leen todas las respuestas y se agrupan aquellas que sean similares o complementarias. Después se  lleva a cabo una lluvia de ideas sobre cómo lograr que en la empresa o en el trabajo haya más de lo que anhelan.

Tal vez le sorprenda darse cuenta de que su gente busca mayor autonomía para tomar decisiones o mayor responsabilidad para liderar proyectos, o un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.  Tal vez necesiten cosas más sencillas y cotidianas como escuchar música o tener acceso a una cafetera, o poder tomar un descanso para jugar un partido de fútbol. Sea cual fuere el resultado del ejercicio, asegúrese de comenzarlo con una mente abierta y la disposición de verdaderamente hacer junto con ellos un esfuerzo por incorporar sus ideas a la vida organizacional.

AL TRABAJO SÍ VENIMOS A JUGAR

dinámicas ¿Quién dice que en la oficina tenemos que estar todo el día serios para ser productivos?  Basta observar a un  niño jugar para recordar que es durante el juego que nuestro cerebro trabaja a toda velocidad, dejamos libre la creatividad, incorporamos la intuición a la toma de decisiones, y nos sentimos llenos de vida, emocionados.  Y encima de eso, el juego es una maravillosa herramienta de aprendizaje sobre nosotros mismos, sobre nuestras capacidades y nuestro manejo de recursos personales. Y como cereza del pastel, es una de las mejores maneras de integrarse con otras personas, de conocerles y de crear lazos profundos que querámoslo o no, a la larga nos serán útiles cuando queramos ser serios y producir resultados.

No tenemos que sacar a los empleados del trabajo durante horas y horas y organizar sofisticadas actividades para obtener resultados. Por supuesto que éstas ayudan y apoyan en el proceso de integración, pero también es importante ser constantes en estos esfuerzos. Media hora a la semana, diez minutos antes de empezar una junta, todo sirve y suma.

En este link te compartimos algunas actividades que puedes implementar hoy mismo en tu oficina, con tu equipo, o con todo un departamento.  No es tiempo perdido, sino ganado para mejorar la comunicación, la confianza, estimular la creatividad, romper paradigmas, o al menos, romper la monotonía.  De alguna manera el ponerlas en práctica de manera constante impactará en el clima.  Y si quieres compartirnos más dinámicas, con gusto las publicaremos.  Así que… a jugar se ha dicho!!!