¿Qué más lograrías si tu equipo se comunicara abierta y honestamente?

Sencillamente, no hay manera de ser un buen líder si no tenemos una excelente comunicación con nuestro equipo de trabajo y si no logramos que también la haya entre ellos. Esto no es un trabajo fácil, y mucho menos espontáneo; la comunicación, si no se promueve activamente, tristemente tiende a disminuir, a volverse cada vez más encubierta, a volverse unilateral, escasa, inoportuna, y a convertirse en vehículo de manipulación más que de servicio.

Ahora bien, hablar mucho o enviar muchos mensajes repetitivos no es lo mismo que comunicar. La palabra, en sí, involucra un proceso de doble vía, y cuya efectividad depende de muchísimo más que saber decir las cosas de la manera más adecuada en cuanto al tono, el vocabulario o la presencia. Tampoco basta el tener los medios más sofisticados, o utilizar las últimas tecnologías para bombardear constante información.

Sigue leyendo