SI TIENES LA VARITA MÁGICA PARA NEGOCIOS EXITOSOS, NO NECESITAS LEER MÁS

¿Qué es lo que caracteriza a una organización fuera de lo común en estos días?

A pesar de que parece que hablamos de cuestiones que son de sentido común, a muchos emprendedores, directores y líderes en las organizaciones, estas cuestiones siguen sin hacerles mucho sentido.  Se ven como cosas que de tan obvias, vienen solas como por arte de magia si nos preocupamos por tener muchas ganas de trabajar, muchas buenas ideas y muchos manuales de procedimientos en los que constantemente invertimos tiempo y dinero para actualizar y mejorar. Y sin embargo, pasa el tiempo y la organización sí, produce y sí crece, pero no se convierte en la mejor de su ramo para clientes o para los posibles candidatos a laborar en ella, ni es considerada por su gente como un lugar fuera de lo común para trabajar, un lugar por el que están dispuestos a darlo todo y más cada día. 

La pregunta obligada a esta reflexión es… ¿y cómo logro una organización fuera de serie?  La respuesta más concreta es: con mucho esfuerzo, y si este esfuerzo comienza el primero día de funcionamiento de la organización, mejor. Mientras más tiempo esperemos en hacerla fuera de lo común, más remaremos contra corriente cuando queramos hacerlo, pues entonces ya estaremos luchando contra culturas indeseadas ya establecidas, miembros del personal poco alineados, prácticas y sistemas poco productivos, etc.

Sigue leyendo

EMPRESAS QUE CUESTIONAN, EMPRESAS QUE CRECEN

Pensemos en nuestra empresa de forma diferente

Pensemos en nuestra empresa de forma diferente

La creatividad es un concepto indispensable para toda empresa que quiera sobrevivir a los cambio que el mundo nos presenta hoy día. Cambios en los gustos de los consumidores, cambios en su forma de ser, de vivir, de comprar, de relacionarse, de exigir, de construir sus lealtades.  Y hay de dos sopas, o ser creativos de a poquitos, de forma incremental, haciendo pequeños ajustes en nuestros productos, nuestros servicios, o nuestra forma de trabajar y de atender a nuestros clientes, o transformarnos por completo.

Lo primero tal vez nos permita una estabilidad dentro del mercado, mantenernos en donde estamos, y no perder nuestra base de clientes…. hasta que llegue el producto o servicio que desaparezca del mapa lo que nosotros hacemos, aunque lo hagamos bien.

La segunda opción nos lleva a redefinirnos como empresa en cada oportunidad. Redefinir ¿quiénes somos?, ¿a qué nos dedicamos?, ¿a quiénes servimos?  ¿Estamos en la industria de los periódicos o de la información?  ¿Somos un gimnasio o un centro de bienestar? ¿Vendemos trampas para ratones o nos deshacemos de las plagas? Sigue leyendo