¿Eres ya un líder excelente?

Hoy dia, las reglas de la excelencia han cambiado radicalmente. Resulta que el tener un alto coeficiente intelectual, ser buenos -o incluso sobresalientes- en el desempeño nuestro trabajo, tener experiencia en el puesto, y en general contar con habilidades cognitivas, es DOS veces menos importante que contar con habilidades emocionales. Dichas habilidades son las que nos ayudan a destacar en un entorno en donde son indispensables la flexibilidad, los equipos y una fuerte orientación hacia el cliente.

Daniel Goleman, guru de la Inteligencia Emocional, analizó cientos de compañías de todo el mundo para llegar a una conclusión: para tener un desempeño profesional destacado, en cualquier tipo de empresa, debemos contar con un dominio de al menos seis aptitudes emocionales, y éstos puntos fuertes deben extenderse en las cinco zonas de la inteligencia emocional: autoconocimiento, autogestión, motivación, empatía y habilidades sociales.

Sigue leyendo