EL CAMBIO ES BUENO – PERO HAY COSAS QUE NUNCA DEBEN CAMBIAR

El mundo organizacional enfrenta constantemente profundos cambios; tecnológicos, en la economía global, cambios sociales que afectan sus mercados, etc. El cambio es lo único permanente, y quien no cambia, muere.

 Sin embargo, hay cuestiones fundamentales que deben permanecer estables a través del tiempo.  Cuestiones que no deben estar sujetas a las modas, a ajustes continuos, a las ideas o personalidad de distintos Directores Generales.  El sujetarse a los dictados del gurú organizacional en turno que impulsa radicales transformaciones de las empresas de manera cíclica es un verdadero peligro.  Cada empresa debe tener una serie de valores fundamentales y un sentido de propósito invariable que no debería cambiar nunca, independientemente de cualquier otro ajuste necesario o independientemente de las personas que conformen esa organización.

Sigue leyendo